Connect with us

Columns

Pioneras de la Música Electrónica: Laurie Spiegel, Pauline Oliveros y Éliane Radigue

Drew Schlesinger

Published

on

Las mujeres han hecho algunas de las contribuciones más significativas a la música electrónica, y aquí rendimos homenaje a tres de ellas. 

Si le pide a su sintetista promedio que nombre a una mujer importante en la música electrónica, es probable que le digan Wendy Carlos, y si tiene suerte, Suzanne Ciani. Pida otro nombre, y es posible que obtenga una mirada en blanco. No es porque otras mujeres no hayan hecho un trabajo increíble en el campo, sino que no son muy conocidas. En este artículo, te contaré sobre otras tres compositoras importantes: Laurie Spiegel, Pauline Oliveros y Éliane Radigue.

Laurie Spiegel

La participación de Laurie Spiegel con la música electrónica comenzó a fines de la década de 1960 con los sintetizadores EML Electrocomp 200. Mientras asistía a The Juilliard School, visitó el estudio de Morton Subotnick en Nueva York y se vio expuesta a su sistema Buchla 100. Inmediatamente quedó cautivada, lo que la llevó a adquirir un sistema Buchla propio para expandir aún más sus composiciones.

Pioneras de la Música Electrónica Laurie Speigel
Foto de Stan Bratman

En la década de 1970, Laurie trabajó en Bell Labs, escribiendo código centrado en programas de composición algorítmica y trabajando junto a Max Matthews. Mientras estuvo allí, desarrolló GROOVE, su plataforma de composición basada en computadora. Usando el poderoso aditivo Alles y el sintetizador basado en FM en Bell, Laurie compuso piezas que se convertirían en su primer álbum, The Expanding Universe (1980). Su canción “Harmony of the Worlds” se incluyó en el disco bañado en oro a bordo de la nave espacial Voyager, un logro increíble para una compositora desconocida.

Después de Bell Labs, Laurie continuó desarrollando útiles musicales algorítmicas. Armada con un Apple Macintosh 512 y junto con la llegada del MIDI, creó Music Mouse, un programa de composición y rendimiento MIDI en tiempo real. Usando el mouse para desplazarse a través de una cuadrícula de pantalla, Music Mouse creó una secuencia de notas MIDI basadas en reglas específicas para crear una composición sobre la marcha. Fue un programa totalmente único y totalmente genial.

Laurie usó Music Mouse para ayudar a crear su segundo álbum, Unseen Worlds (1991). Es un trabajo denso, emotivo y sonoramente exploratorio que estableció aún más sus credenciales como compositora electrónica seria. Los dos álbumes han sido relanzados y merecen una escucha; son discos asombrosos.

Más recientemente, Laurie mantiene un perfil bajo mientras continúa componiendo, programando, escribiendo y creando arte visual. El año pasado, fue incluida en el Salón Nacional de la Fama de la Mujer junto con Sonia Sotomayor, Jane Fonda, Gloria Allred y Angela Davis.

Pauline Oliveros

Te sorprenderá saber que Pauline Oliveros fue, ante todo, una acordeonista. Estudió composición musical en la Universidad de Houston y San Francisco State College. En 1962, ayudó a establecer el Centro de Música de Cinta de San Francisco junto con Morton Subotnick y Ramon Sender. El STFMC finalmente condujo a la creación por Don Buchla de los primeros sintetizadores Buchla. Pauline fue parte integral de este desarrollo y del uso temprano de sintetizadores.

Pioneras de la Música Electrónica Pauline Oliveros

En 1966, el Centro se mudó a Mills College, con Pauline como su directora. En Mills, trabajó mucho con el sistema Buchla 100. Ahí fue donde primero desarrolló un sistema único de procesamiento de señal de audio para ayudar a realizar sus composiciones de improvisación tanto en grabación como en interpretación. El estudio enfocado con un físico teórico y ganar un cinturón negro en karate finalmente transformó la forma en que veía la experiencia musical.

En 1981, dejó la academia y se mudó al norte del estado de Nueva York, un lugar alejado del ruido y el bullicio de la ciudad y un entorno donde podría darse cuenta de sus nuevos conceptos. Una interpretación de su música en el fondo de una cisterna reverberante de 14 pies la llevó a acuñar el término escucha profunda, un concepto que proporcionaría la base para toda su música en el futuro. La escucha profunda aprovechó los enfoques de la música electrónica, la meditación sonora, la improvisación y los entornos, que culminaron en una nueva forma de experimentar la música.

También creó la Deep Listening Band, que actuó en vivo en cisternas, cuevas, tambores de petróleo y catedrales. Desarrolló nuevas formas de tratar su acordeón utilizando dispositivos como la reverb Lexicon PCM70 para crear un paisaje sonoro expansivo. Con raíces en la música electrónica, Pauline fue una compositora importante e influyente con un gran catálogo de grabaciones que vale la pena explorar.

Éliane Radigue

En la década de 1950, Éliane Radigue estudió y trabajó con el destacado compositor de música concrète Pierre Schaeffer en Francia. También trabajó como asistente de Pierre Henry en la década de 1960, desarrollando sonidos electrónicos para sus obras. Su uso de retroalimentación y bucles de cinta aparentemente resultó ser demasiado extremo para el gusto y las necesidades de Henry, y se separaron.

Pioneras de la Música Electrónica Éliane Radigue

Al mudarse a Nueva York en 1970, Éliane compartió un estudio con Laurie Spiegel y se familiarizó con el sistema Buchla de Laurie. Éliane tenía una visión clara del tipo de música que quería componer; hoy, probablemente se llamaría ambiente. Ella imaginó tonos de evolución lenta que se extendían durante un largo período de tiempo, sonidos que se “desdoblarían”, para usar su palabra.

Trabajó tanto con un sistema Buchla como con un sistema Moog, pero el ARP 2500 recién lanzado llamó su atención y finalmente se convirtió en su instrumento de elección durante más de 25 años. Como era un sintetizador modular, permitía una amplia gama de tonalidades, y Éliane hizo todas sus pinturas sonoras con ese instrumento. Ella desarrolló una comprensión profunda del 2500 y se hizo íntima con sus capacidades.

Es interesante notar que la mayoría de los primeros compositores electrónicos aparentemente gravitaron hacia un sistema específico: Morton Subotnick usó sistemas Buchla, y Wendy Carlos compuso con su gran sistema modular Moog. En el caso de Éliane, el ARP 2500 le proporcionó todas las capacidades de creación de sonido que necesitaba.

En 1974, compuso su primer trabajo importante, titulado “Adnos I.” Se estrenó en Mills College, la antigua casa de Pauline Oliveros. Éliane se interesó profundamente en el budismo tibetano, convirtiéndolo y estudiándolo durante tres años antes de volver a la música. Aparentemente, tanto Éliane como Pauline tenían caminos metafísicos algo similares que afectaron su acercamiento a la música.

Éliane continuó componiendo, y en 1979 y 1980, lanzó dos obras adicionales. Titulado “Adnos II” y “Adnos III”, recogieron del Adnos I anterior tanto en enfoque como en sonics. La obra más grande de Éliane fue “Trilogie de la Mort”, una composición de tres horas basada en El libro tibetano de los muertos y las seis etapas de la conciencia.

El último trabajo electrónico de Éliane fue en 2000, pero continuó colaborando con varios compositores hasta 2011. Sus obras son hermosas, evocadoras y no están muy alejadas de la música de Brian Eno y otros compositores ambientales. Las grabaciones de Adnos son bastante especiales y muy recomendables.

Estas son solo tres mujeres de las muchas compositoras de música electrónica, cada una con un enfoque y antecedentes únicos, pero en este caso, con algunos hilos comunes compartidos entre ellas. Las tres son bastante especiales y dignos de exploración musical.

— Traducido por Cynthia Cárdenas

Vean más traducciones en Español
Biografías de Traductores

Continue Reading

Trending